PROYECTO REGIONAL DE BIODIVERSIDAD COSTERA

El Proyecto Regional de Biodiversidad Costera mejora los medios de vida y reduce las amenazas a los ecosistemas marino-costeros en El Salvador, Honduras y Guatemala, a través de abrir nuevas oportunidades económicas basadas en el manejo sostenible de los recursos naturales.

A lo largo de las costas centroamericanas, la pesca es una fuente tradicional de ingresos y alimento. La precariedad socio-económica de las comunidades costeras y la falta de alternativas de medios de vida se traducen en una mayor presión sobre los recursos marino-costeros que está disminuyendo la habilidad de los océanos de proveer alimento e ingresos económicos, lo cual incide en la migración irregular hacia Estados Unidos.

Con el objetivo de enfrentar este problema, USAID, en alianza con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y socios locales, contribuye a la conservación de la biodiversidad mediante iniciativas que benefician a las actuales y futuras generaciones. Específicamente, el proyecto promueve el biocomercio, una mejor gobernanza, el manejo del paisaje y la comunicación e inclusión social como estrategias para alcanzar la prosperidad local en ecosistemas costeros en áreas fronterizas de Guatemala, Honduras and El Salvador.

El proyecto brinda educación en biodiversidad a comunidades costeras y ayuda a aumentar el conocimiento científico en temas de conservación. Por ejemplo, un programa de capacitación para jóvenes sobre manejo de ecosistemas de manglares y adaptación a la variabilidad climática en El Salvador ayuda a las comunidades a conservar los recursos naturales en el área del río Paz. El proyecto también desarrolla planes de negocio para la pesca de róbalo, pargo, camarón, langosta, conchas y cangrejos de manglar, así como para la producción de miel de manglar y el ecoturismo sustentable. El proyecto promueve la Ruta Turística Maya Caribe en Motagua, Guatemala, al conectar a los proveedores de servicios con organizaciones socias nacionales y privadas que pueden promover sus servicios a escala nacional e internacional. La creación de enlaces entre compradores y vendedores brinda la oportunidad de identificar vacíos en servicios, infraestructura, equipo, financiamiento así como mejores prácticas.

Varios grupos de socios del proyecto han comenzado procesos de capacitación para la producción de miel en los ecosistemas marino-costeros de El Salvador y Guatemala. Las abejas juegan un papel importante en el mantenimiento de la biodiversidad del manglar a través de la polinización de especies de árboles de mangle. La producción de miel en el río Paz dará una oportunidad para que los miembros de la comunidad local generen ingresos y se creen fuentes de empleo.

Finalmente, el proyecto promueve una mejor gobernanza y marcos regulatorios para la conservación de la biodiversidad. El proyecto facilitó un acuerdo con 18 comunidades en el Caribe guatemalteco para establecer una temporada de veda para 12 especies comerciales y firmar un acuerdo gubernamental, el cual fue ratificado en el Calendario XIV para períodos de restricción de pesca en el Caribe. La promoción de la colaboración cercana entre autoridades pesqueras y miembros de la comunidad en los tres países es esencial para la implementación de un mejor manejo de prácticas pesqueras efectivas y sostenibles.     

 

Date 
miércoles, septiembre 4, 2019 - 10:15am

Last updated: September 04, 2019