Diez años mejorando el acceso a agua, saneamiento e higiene en la República Dominicana

Tuesday, April 21, 2020
Gráfico con un grifo y una frase que dice "Diez años mejorando el acceso a agua, saneamiento e higiene en la República Dominicana"
Diez años mejorando el acceso a agua, saneamiento e higiene en la República Dominicana.
USAID/DR
 

Por: David Maher & Esther Zeledon, PhD

El agua es vital para la vida y el acceso al agua limpia y segura es un derecho básico del ser humano.  Durante casi 6 décadas, los Estados Unidos, a través de la Agencia de los EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID), ha colaborado con la República Dominicana para mejorar la calidad de vida de los más vulnerables, con una inversión de más de $80 millones de dólares, solo en la última década, para asegurar el acceso a agua limpia, saneamiento y servicios de salud.  De acuerdo al Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), durante el brote de la Enfermedad Coronavirus 19 (COVID-19), mantener las manos limpias es especialmente importante para ayudar a prevenir la propagación del virus y tener acceso al agua es un aspecto esencial.

El sustento y el crecimiento económico en la República Dominicana depende de  de sus recursos naturales y requiere de un suministro robusto de agua.  Trabajando en estrecha colaboración con las autoridades locales, las comunidades y el sector privado, la USAID ha ayudado a aumentar el acceso  a agua potable y ha mejorado el saneamiento, la salud y las prácticas de higiene en toda la República Dominicana.  Para fortalecer la capacidad de la República Dominicana para manejar sus recursos de agua, la USAID ha apoyado la gobernabilidad, el  financiamiento y el manejo efectivo de los sistemas para asegurar un suministro de agua confiable y resiliente.

El buen manejo del agua produce beneficios adicionales.  El trabajo de la USAID para crear un suministro confiable de agua en la República Dominicana ha aumentado la seguridad alimentaria y ha ayudado a reducir la pobreza extrema y la desnutrición. Las comunidades y el gobierno están ahora mejor capacitados para promover la salud familiar y  oportunidades económicas equitativas.  Los programas de la USAID para que los agricultores y sus familias mejoren las técnicas agrícolas también han mejorado la producción constante de alimentos nutritivos, ayudando a reducir las enfermedades y los costos de atención médica, particularmente para los niños y las mujeres embarazadas.

La USAID ha apoyado a los agricultores dominicanos, y otras partes interesadas, en la cuenca del río Yaque del Norte, uno de los ríos más importantes del país, para disminuir la contaminación del agua y fortalecer las técnicas agrícolas que  reduzcan  el tiempo de recuperación de los choques climáticos, lo que ayuda a garantizar sus sustentos y el suministro de alimentos.  El uso de  un abordaje innovador,conocido como "agricultura inteligente", enfocado en métodos sólidos de manejo de cultivos, incluyendo la conservación del suelo y el agua, la producción orgánica, el manejo integrado de plagas, la reducción del riesgo climático y la diversificación de las granjas, permite a  los agricultores mejorar la productividad, aumentar los ingresos y aumentar la resiliencia a choques climáticos.  El éxito de estos programas ha llevado a la promoción de las exportaciones agrícolas de las frutas tropicales y  vegetales de invierno a los EE. UU., Puerto Rico y Europa, proporcionando una fuente adicional de ingresos.

Las personas se encargan de las cosas que valoran.  Los beneficios de un buen manejo ambiental en la República Dominicana han llevado a los agricultores a promover actividades de restauración de las cuencas en tierras no utilizadas, lo que ha resultado en una mayor calidad y cantidad de agua en varias cuencas en todo el país.

En 2007, las tormentas tropicales devastaron la comunidad de Valle Encantado en la provincia de Santiago.  Cerca de 100 casas fueron destruidas y toda la comunidad quedó sin agua o servicios  sanitarios.  En coordinación con el ayuntamiento de Santiago y las autoridades de agua, la USAID mejoró el drenaje para canalizar el agua y creó filtros de humedales para tratar y descargar las aguas residuales.  Se empoderó a la comunidad para administrar estos sistemas, lo que permitirá las continuas operaciones  autosuficientes y sostenibles en el futuro.
La USAID reconoce los potenciales impactos medioambiente y sociales de los retos del desarrollo.  El trabajo de la USAID en el área de agua y agricultura al nivel comunitario está por lo tanto complementado por los esfuerzos para fortalecer la restauración de los corales y los manglares y proteger las comunidades  de las tormentas.   

Last updated: April 22, 2020

Share This Page